Skip to content

La guía definitiva para tu visita a la Riviera Maya

El turismo se ha ido reactivando en los últimos meses, recobrando el tiempo pérdido en la pandemia, hasta romper récords de visitas en la mayoría de los ‘spots’ clásicos para vacacionar. Los bajones sufridos por las restricciones y las cuarentenas fueron un golpe duro para toda la actividad. Desde un punto de vista resiliente para las sociedades que viven del turismo para llevar comida a la mesa y para el viajante promedio que estuvo años sin poder desenvolver esa hermosa actividad que permite el conocimiento de nuevas tradiciones, culturas y el avistaje de paisajes desconocidos.

Los grandes avances en salubridad y tecnológicos que tuvieron que suceder para establecer un marco de confianza hacia todo el paradigma que interviene en el mercado del turismo, trajeron múltiples novedades al juego. Por un lado, se han complicado ciertas situaciones en torno al margen de decisión y movilidad para evitar grandes aglomeraciones de gente no vacunada, y por otro lado se ha intensificado la utilización de recursos (naturales o no) para facilitar la primera condición. Justamente, si se requiere de más espacio entre una persona y la otra, se requieren más hectáreas de naturaleza para poder ubicar a ese público. Junto a esto, se agrega la creciente inversión de capitales sobre bienes turísticos ya que esta rama se encuentra en acelerado ascenso. Esto afecta directamente sobre las regiones que se encargan de recibir extranjeros todos los meses. La simple conjunción de gente, simboliza ya un creciente estado de contaminación en la zona. Es matemática pura.

La guía definitiva para tu visita a la Riviera Maya

Ecoturismo en México

Para facilitar este nuevo desembarco de posibilidades y nuevas estructuras capaces de administrar esa cantidad de gente, el turismo hará utilización de nuevos recursos, en su mayoría naturales para poder explotarlos y satisfacer esa necesidad. El impacto generado traerá sin dudas consecuencias negativas para los ecosistemas que se encuentran todavía en estados vírgenes o cuasi vírgenes. Y como toda corriente venidera, existen otras que no solo las combaten sino que las refutan en todo sentido. Así funcionan las ciencias sociales. Consecuentemente, nace el ecologismo. En realidad no nace, sino que se renueva y recobra fuerzas y se convierte en tendencia.

Como todo nuevo modo de pensar la economía, el mercado buscará la manera de aprovechar la situación y solucionar la demanda. De allí, las distintas agencias y empresas se han ido modernizando para ofrecer sustentabilidad en sus paquetes de viajes y vacaciones. Y aunque no es el formato favorito de los grandes capitales que han llegado a estas regiones, si el sector turístico quiere acaparar a la mayor cantidad de público posible no queda otra que realizar algunas concesiones. Asimismo, desde un punto de vista lógico, cuanto más se cuide el medio ambiente, más tiempo podrá disfrutarse de los mismos, lo cual significa más ganancia para todos.

De esta manera han surgido nuevas formas de organizar las actividades explotadas por el turismo. Las áreas protegidas por el gobierno y los organismos internacionales han aumentado sus cuidados para ofrecer un mejor servicio. Ahora podrás no solo divertirse, sino hacer lo de una manera sustentable. Antes no se pensaba que se podía realizar ambas cosas al mismo tiempo. México, por ejemplo, ofrece esa posibilidad. Más información aquí de ecoturismo en México.

Existen otros cuidados a tener en cuenta, que recomiendan los conocedores de dichas prácticas ambientalistas. Se pide encarecidamente que se utilice protección solar biodegradable, ya que puede afectar la vida acuática. Las playas más concurridas, es mejor dejarlas de lado. Si se esquivan las playas de la franja hotelera, se limita el nivel de contaminación en esa área particular. Volviendo a México, tomarse un catamarán para disfrutar las playas de Isla Mujeres, puede resultar como una gran ayuda para la descongestión de las playas típicas. O Akumal puede ser otra opción atractiva. En ambas playas se pueden desarrollar una variedad de actividades o deportes como: kayak, snorkel, buceo, todas bajo un marco de protección hacia la vida marítima.

Turismo sustentable

Continuando con este exhaustivo análisis de las renovaciones conceptuales que se fueron desarrollando, o que fueron cobrando fuerzas en torno a esta lógica ecologista, las excursiones son otro punto a tener en cuenta. Las distintas reservas naturales que se encuentran en la Riviera Maya, han apostado por albergar estas actividades respetando los distintos santuarios en los que se ubican.

En la jungla, suceden la mayoría de estas oportunidades únicas. Allí se encuentran los principales sitios arqueológicos que quedaron de la historicidad maya. En muchos de estos parques temáticos, se pueden realizar experiencias como el arbolismo o la tirolina, que atraen a muchísimos turistas por año.

Como siempre, se recomiendo que la mayoría de estas actividades sucedan en espacios protegidos gubernamentalmente, o vírgenes en casi su totalidad, para no cansar a los espacios ya sobreexplotados de turistas. La Isla Cozumel resulta como otra increíble posibilidad para disfrutar de la naturaleza en su estado más puro y poco intervenido. Puedes profundizar aquí en turismo sustentable.

Playas en Cancún

Si hay un espacio que sufre de las implosiones turísticas, son las playas de las costas mexicanas. Es que justamente aquí es donde se expanden la mayoría de las actividades. Sumele a la contaminación humana, las condiciones naturales que surgen de este constante proceso de destrucción, que multiplica justamente a la misma destrucción paisajística. La temporada de huracanes es un ejemplo perfecto de ese fenómeno. El sargazo es otro problema que se ha convertido en una preocupación extra. Aunque se haga todo lo posible para cambiar estos procesos, su destello se encuentra fuera de lo que la mano humana puede llegar a dominar. Es por eso que debemos por lo menos tratar de combatir lo que está a nuestro alcance.

Cuidemos las playas que nos brindan ese maravilloso servicio que buscamos cada vez que nos vamos de vacaciones. Y si por alguna u otra decisión, elegimos visitar alguna de las más concurridas, como: Playa Langosta, Playa Tortugas o Playa Delfines, hagamos todo lo posible para por lo menos aportar nuestro granito de arena y favorecer una política sustentable de nuestro propio turismo. Te recomendamos ver más información aquí de playas en Cancún.